Madrid, quinta provincia

Lo esencial es invisible a los ojos, decía El Principito. Y es que desde Madrid siempre se ha tratado a Galicia como provincianos, olvidando que ellos mismos son una provincia…y gallega.

El proceso de colonización más allá del telón de grelos y el Guadarrama comenzó ya el siglo pasado cuando Antonio Palacios plantó el escudo de Galicia en el centro del Palacio de Comunicaciones de la Plaza de Cibeles, en lugar de la tradicional flor de lis de los Borbones. Si la mística quinta provincia estuvo primero en Buenos Aires y luego en Euskadi, especialmente para las familias do mar, la democracia llevó este exclave al centro de la Meseta.

Si antes una ardilla podía saltar de árbol en árbol desde Algeciras a los Pirineos, hoy en día un gallego podría pasar una semana en Madrid sin repetir compañía, y en todas ellas las casas se abrirían como cada domingo en cualquier aldea gallega. Y el cocido en Madrid sería auténtico y no con sucedáneos.

Pero el proceso de colonización no sólo es demográfico sino también político. La estirpe de dirigentes gallegos que han hecho carrera más allá del Guadarrama sigue creciendo y si Feijóo no lo hace, todo apunta a que Alberto II de Os Peares hará carrera lejos de su tierra.
Y ej que para bien o para mal, tenemos la suerte de que cuando nos preguntan algo nunca entienden nuestra respuesta. Y por ello siguen siendo A Coruña, Pontevedra, Lugo, Ourense….y Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s