Galicia sigue siendo un sitio distinto

Galicia sigue siendo un sitio distinto

 

Sí, Feijóo y el PP han vuelto a ganar en Galicia con mayoría absoluta como ya comenté hace una semana. Pero es que cualquiera que haya vivido aquí durante la última legislatura o incluso solo con este año podría haber apostado dinero sin miedo a perderlo a este resultado. No es que sea pesimista ya que soy el primero que ha insistido que hai que botalos (aunque la gente lo hiciera con V), pero solo superando el análisis de 140 caracteres, cuasi cuñadil de “la culpa es de los viejos que le roban el voto y los de las aldeas” “los gallegos son/somos subnormales y no sabemos votar, asco de país” conseguiremos superar estas Lexislaturas Escuras que paradójicamente; también implican a un Feijóo.

Comenzamos:

  • Alberto el DeseadoHa centrado su campaña en él, en su compromiso con los gallegos y en su experiencia después de 7 años. Se ha sobrepuesto a las fotos de Marcial Dorado porque el grueso del electorado, a partir de la primera semana de indignación; cae en el escarnio e maldicir -como en las comparaciones con Narcos ahora mismo, que la oposición no entiende que lo hace más cercano incluso y sigue a vueltas con él.- Si tiene que recuperar el alma galeguista del partido aunque él fuera contrario o emocionarse paseando por su pueblo natal, lo hace. Calmó la rebelión de 200.000 vigueses por su sanidad con el cese de una concelleira y aquí no ha pasado nada. Se vende él solo, en San Caetano, el Hórreo o Génova; por eso no es raro que casi nadie sepa nombrar a 4 miembros de su gabinete, que el único que le haya quitado protagonismo en la cámara gallega haya sido un gigante como Beiras o que sea ya la gran esperanza del centro-derecha español para suceder a Rajoy y quizás, Albert Rivera de golpe.
  • Leiceaga y Caballero, entre economistas anda el juego: Un partido cuesta abajo desde la inesperada derrota de Touriño en 2009 que ni Pachi Vázquez ni Besteiro supieron remontar. Cuando pasas en 4 meses de profesor universitario y ex-diputado a Candidato de la Xunta es necesario tener un gran equipo detrás….pero si aún encima tienes en contra al alcalde socialista más votado de toda España y a su equipo, ni con el desembarco de Pedro Sánchez puedes salvar los muebles. Las disputas con el cacique riquiño por las listas de Pontevedra y el odio a En Marea por parte de ese sector del partido ha lastrado a Xocas, así como una campaña nefasta. A toro pasado, 14 escaños y a solo 14.000 votos del 2º puesto parece un buen resultado. Habrá que ver si Leiceaga resiste o, como hoy a la mañana; vuelve a la Universidad.
  • La Marea no llega a la pleamar: AGE ilusionó en 2012 pero después de 4 años con disputas internas y escisiones al grupo mixto, ese capital se ha minado bastante. Más preocupante es el caso de la propia En Marea, que desde las generales de diciembre ha perdido un 3% en cada convocatoria electoral, un diputado por Ourense y la posibilidad ya no solo de acabar con la mayoría absoluta del PP; sino de disputarle el liderazgo -al menos en las provincias atlánticas-. Esta es la mejor cifra para constatar la decadencia de una formación construida en tiempo récord, que se nutre en gran parte de la ilusión pero que ya lleva varios disgustos. La privación de un grupo parlamentario propio, un programa cada vez con más puntos mínimos en común y menos propuestas claras, las disputas internas de Podemos Galicia o unas primarias muy controvertidas. El magistrado Luis Villares no tiene ni la oratoria o experiencia de Beiras ni la buena imagen de Xulio Ferreiro, aunque probablemente tenga 4 años para madurar e intentar de nuevo el asalto a Monte Pío. Anoche de momento, fue incapaz de hacer autocrítica ni él ni nadie desde Madrid.
  • BNG, el vencedor moral: Dirán que sigue perdiendo diputados y votos en las que deberían ser sus elecciones, pero después de las europeas, municipales y su desaparición en las generales da a la formación frentista un balón de oxígeno que puede servir de efecto rebote en el suelo del 26J. Cuando a finales de febrero eligieron a la joven pero veterana Ana Pontón -39 años, 12 en el Parlamento- aplicaron el renovarse o morir….y ni los más optimistas esperaban estos resultados. Mantener el grupo parlamentario propio, representación en todas las provincias y superar holgadamente los 100.000 votos han propiciado la ascensión de una nueva referencia en el nacionalismo gallego, huérfano de carisma y líderes desde Quintana. Si bien le espera una legislatura de férrea oposición a Feijóo, se ha colocado la primera en los tacos de salida para 2020 y cuenta con toda la organización de un Bloque reanimado detrás.
  • Ciudadanos ni bajó del autobús: Venían para ser el recambio del PP de los birretes y se han convertido en UPyD. La designación de una periodista liberal con pasado troskista como candidata parecía lo más extraño que podía pasarles, pero el episodio del autobús con las pegatinas y frases mal colocadas es la viva imagen de lo que ha sido su campaña electoral. Su bochorno en el debate a 5 donde hasta el presidente Feijóo le recriminó que no hablara en gallego -manda carallo!- la condenó a la expulsión de cualquier encuesta que le diera opciones de entrar. Solo se acercó al 4% en Pontevedra y ha perdido el 2 de cada 3 votos que cosechó en diciembre en toda Galicia. En Ourense acabó incluso por detrás del partido troll Democracia Ourensana. Podría incluso dar la sensación de que han querido hacerlo mal en las elecciones gallegas -a juego con su fracaso en las vascas- para así no robar voto útil a Feijóo.

 

sitiodistinto

No podemos quedarnos en la superficie, en la queja momentánea y luego esperar sentado el cambio/revolución. Las elecciones, al contrario de lo que se piensa, se ganan durante 4 años; pero se pueden perder en una campaña. Y es que como diría el Nega: “huyamos del desastre, así que menos yoga, menos flores; más organizarse”. Porque no se puede decir que eres la candidatura da xente do común, que viene a defender al rural, a recordar a nuestros abuelos que trajeron la democracia….para que a la primera mal dada le eches la culpa a los viejos, a los pueblos -cuando Feijóo ganó holgadamente en las 7 grades ciudades….bueno y en prácticamente todo el mapa-. La realidad es que la mitad de los electores sólo conocía al candidato popular y eso es una gran diferencia respecto a cualquiera que quisiera plantarle cara.

 

Y para la próxima vez que leáis algo del tipo “ya están los gallegos votando a corruptos y narcotraficantes, no aprenden” le pasáis esta foto o le decías aquello de “si los políticos que no queremos aquí os los mandamos para Madrid, si lo hicimos con Fraga y Rajoy….”

resultados-elecciones-generales-2016-provincias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s